Caída libre

Sigue en caída libre la imagen pública de Alberto Fernández, los indicadores de gestión continúan atados…

Argentina Cíclica

Por Nadia Brizuela El dolar blue en Argentina comenzó a subir, por la crisis económica. Desde…

CFK volveremos!

Por Nadia Brizuela Cristina Fernandez de Kirrchner, la vicepresidenta de la Nación estuvo presente en el…

Gobernadores PJ: las nuevas coaliciones

Por Nadia Brizuela Los gobernadores del PJ crearon un nuevo frente, con miras a las elecciones…

Sensaciones, Patricia sí se puede

Patricia Bullrich, presidenta del PRO, presentó su plan de gobierno junto al ex presidente Mauricio Macri,…

No tan juntos

Gerardo Morales, el gobernador de Jujuy y actual presidente de la Unión Cívica Radical, le envió…

Los hermanos sean unidos, porque esa es la ley primera

Por Nadia Brizuela El 3 de junio se celebraron los 100 años del nacimiento de YPF,…

Mentime

Por Nadia Brizuela El martes 31 de mayo, el presidente Alberto Fernandez encabezó un acto en…

Primero de mayo en Argentina 2022

Por Nadia Brizuela Según lo informado por el gobierno argentino, actualmente existen 182 planes y programas…

Por Luis Rubén Maldonado Alvídrez*

Una de las caras más conocidas de la farándula mexicana, sin duda era Carmen Salinas Lozano, quien participó en 115 películas, 70 obras de teatro, 23 telenovelas, 9 series de televisión y la conducción de aquel polémico talk show de finales de los años 90, Hasta en las mejores familias, así como su breve incursión en la política de la mano de Enrique Peña Nieto, al ocupar una curul federal por el PRI, también fue un rostro relacionado con la polémica. 

Carmelita, como cariñosamente era conocida por admiradores y adversarios, se volvió un referente para los periodistas de la prensa del corazón mexicana, pues ante la cámara y el micrófono, no se detenía para opinar de cualquier tema que le preguntaran; ausencia total de filtros que derivó en constantes polémicas.

No había tema del cual Carmelita Salinas no opinara.

Entonces, cuando la información escaseaba en las fuentes habituales, Carmen Salinas era el refugio seguro para conseguir una buena nota.

«Carmelita, como cariñosamente era conocida por admiradores y adversarios, se volvió un referente para los periodistas de la prensa del corazón mexicana..»

En la comunicación política de todo el orbe, tenemos muchos casos de políticos y funcionarios públicos que emulan el actuar de la actriz que dio vida a La Corcholata: no tienen contención alguna, ni resistencia, cuando ven a las cámaras posarse frente a ellas y ellos: de todo creen saber y, por ende, opinan de todo.

Vemos ese afán en actividades poco populares entre la gente, como los diputados locales y federales; así como en los senadores, regidores, presidentes municipales, síndicos, gobernadores y hasta presidentes de las naciones. Sin importar la época, es un ciclo que se repite (tristemente) con cada cambio de gobierno o de legislatura y que he bautizado como el síndrome Carmen Salinas.

¿Por qué las y los políticos abrazan tan cariñosamente el síndrome Carmen Salinas?

Hay varias razones. Entre ellas, se encuentra la falta de estrategia en su comunicación política; sin rumbo definido, no hay destino claro al cual se quiera llegar. En el caso de los legisladores a nivel local (estatal o provincial) llegan a ocupar sus puestos, sin tener claros las causas que van a defender y optan por ser legisladores expertos en todo y en nada, los famosos todólogos.

«Síndrome Carmen Salinas: los politicos abrazan este sindrome por la falta de estrategia en su comunicación política  y la vanidad»

Otra de las razones, es sin duda alguna, la vanidad: Que los periodistas se acerquen en grupo con sus grabadoras, micrófonos y cámaras para pedir opinión de un tema, hace que las y los legisladores se deslumbren y cuando conocidos, amigos o el equipo de trabajo hacen llegar los videos, ligas de la nota o la noticia impresa, no hay mejor alimento para la vanidad.

Y muchos se vuelven adictos, dándole la bienvenida con los brazos bien abiertos al síndrome Carmen Salinas. Entonces, todos los días quieren opinar de todos los temas y ver su rostro o escuchar su voz en los medios de comunicación, lo cual alimenta su vanidad de manera intensa y que hace recordar al gran Al Pacino en el filme El abogado del Diablo: “vanidad, mi pecado favorito”.

«Este síndrome deriva en el desgaste excesivo de la imagen, el aburrimiento informativo y la poca seriedad, pues al opinar de todo, no posicionan nada»

 ULTIMALETRA

Para quienes tienen interés en la comunicación política, les recomiendo el libro La verdad sobrevalorada”, un texto práctico, útil y muy digerible de Horacio Minotti.

lrmaldonado@uach.mx

*Consultor en comunicación política y coordinador de comunicación de la Universidad Autónoma de Chihuahua

Poder Vs. Atributos presidenciales

Por Nadia Brizuela

Cristina Fernandez Kirchner, abrió la Asamblea Parlamentaria Euro Latinoamericana (Eurolat) con un fuerte discurso. Dicho discurso recibió varias críticas, porque se puso énfasis en el poder sobre la institucionalidad.

Cristina afirmó: “ Hablamos de poder cuando alguien toma una decisión y esa decisión se puede aplicar y es respetada por el conjunto de la sociedad. Eso es poder”

Recordemos que tanto el presidente de la República Argentina, como la vicepresidenta están cumpliendo un mandato de los ciudadanos argentinos. Su fórmula presidencial Alberto Fernandez- Cristina Fernandez Kirchner ganó las elecciones presidenciales de  2019. El mandato culmina el 10 de diciembre de 2023.

«Cristina Fernandez, abrió la Asamblea Parlamentaria Euro Latinoamericana (Eurolat) con un fuerte discurso»

La vicepresidenta resaltó: “…..eso es poder. Que te pongan una banda y te den el bastón, un poquito es….”

Los atributos presidenciales son cinco: la banda presidencial, el bastón de mando, la Marcha militar Ituzáingo, el Estandarte o la bandera de presencia presidencial y el sillón de Rivadavia.

Según el Decreto 10302/1944 establece en el artículo 4: “La banda que distingue al Jefe del Estado autorizada por la Asamblea Constituyente en la reforma del estatuto provisorio del gobierno….”

“ Hablamos de poder cuando alguien toma una decisión y esa decisión se puede aplicar y es respetada por el conjunto de la sociedad. Eso es poder”

La banda presidencial y el bastón presidencial son símbolos, que no se pueden despreciar a la ligera, implican dar institucionalidad a la figura de un gobernante, en este caso nada más y nada menos que el presidente de la República Argentina. 

No creo conveniente el discurso de la vicepresidenta de la Nación Argentina, primero porque no era el lugar adecuado para estos planteamientos, segundo porque lo que hizo fue traer a debate instituciones que los argentinos tenemos institucionalizados.

Si hay un poder subterráneo en argentina como en el mundo, pero ese poder según su relato puede o no estar  institucionalizado en una banda y un bastón presidencial. Estamos planteándonos una crisis institucional, cuestionando nuestros valores, costumbres y normas.

“Los diputados del grupo Partido Popular  participantes en la reunión parlamentaria de la Asamblea Eurolatinoamericana queremos trasladarte nuestro profundo malestar tras el bochornoso espectáculo..»

Hasta el gobierno de Mauricio Macri terminó su periodo presidencial contra todos los pronósticos, siendo el primer gobierno no peronista en culminar el mandato presidencial. Eso fue un logro de todos los argentinos, que  no queremos volver a los lugares oscuros, ni antidemocráticos.

El partido mayoritario del parlamento de la Unión Europea, a través de una carta resaltó: “Los diputados del grupo Partido Popular  participantes en la reunión parlamentaria de la Asamblea Eurolatinoamericana queremos trasladarte nuestro profundo malestar tras el bochornoso espectáculo que se ha producido durante la sesión inaugural de la sesión plenaria de la Asamblea”. 

Cuando se mezclan los actos protocolares e institucionales con los actos de campañas y las internas partidarias, no se cumple el plan de gobierno.

“Se desubica en tiempo y espacio” refiriéndose a Cristina y su discurso, declaró Cornejo senador radical..»

“Se desubica en tiempo y espacio” refiriéndose a Cristina y su discurso, declaró Cornejo senador radical mendocino, “llenar el centro Cultural Kirchner de militantes para que la señora se sienta querida y poder voltear al presidente a gusto”.

En fin, señores y señoras  deberíamos esperar con  calma las ansias de poder, a que se realicen las elecciones democráticas presidenciales 2023 y que el ciudadano argentino decida a quien le da la banda y el bastón y con estos símbolos el poder de mandato.  

¿Es más importante el poder o la institucionalidad? La institucionalidad no se nutre del poder. El poder no está institucionalizado. En última instancia si alguien tiene el poder verdadero es el ciudadano que en las urnas elige a sus gobernantes, que no son más que servidores públicos.

La carrera presidencial 2023 ya arrancó, ciudadano a votar con convicción democrática!

El huevo y la gallina

Por Nadia Brizuela El Fondo Monetario Internacional aprobó el acuerdo por 30 meses con la Argentina…