Irán y Venezuela podrían empezar a exportar petróleo

Francia llamó a «diversificar las fuentes de abastecimiento de petróleo» en el mercado, incluyendo a Irán y Venezuela en la exportación del crudo. Esto, se da en medio de las negociaciones del G7 para coordinar nuevas acciones económicas contra Rusia

Irán y Venezuela son dos países centrales en la producción de petróleo que se han visto castigados por las sanciones económicas.

Desde el país gobernado por Macron consideran esencial que toda la comunidad internacional, se movilice para garantizar que se comercialicen los volúmenes necesarios. De esta forma, se busca aliviar las tensiones y bajar los precios del crudo.

Los voceros del gobierno de Emmanuel Macron lanzaron el pedido de apertura comercial con Venezuela e Irán. Mientras, el jefe de Estado, mantiene reuniones en la cumbre del G7, para que los “países petroleros” incrementen de manera excepcional su producción.

Los políticos franceses sugieren que Irán y Venezuela puedan volver al mercado mundial para frenar las alzas de los precios. Con el ingreso de dichos países se facilitaría una diversificación de los abastecimientos de los países más afectados por la guerra de Ucrania.

La propuesta de Francia ya es instrumentada por Estados Unidos en relación con Venezuela, con la flexibilización de sanciones con respecto a la exportación de crudo. Por su parte, la Unión Europea retomó las negociaciones con Irán sobre su programa nuclear.

Precio límite al petróleo

Los altos precios de la gasolina para los consumidores estadounidenses y europeos están presionando a los líderes para que encuentren formas de aliviar el dolor.

Como los precios del petróleo se han disparado, los ingresos petroleros de Rusia han aumentado, a pesar de las prohibiciones de importación mundiales. Los dirigentes quieren utilizar su influencia colectiva para reducir los ingresos que Rusia recibe de los países que aún compran su petróleo.

El G7 ultima un acuerdo para poner un precio límite a las exportaciones de petróleo ruso a países fuera de EE. UU y la Unión Europea, según informaron desde la Casa Blanca. De esta forma, se busca cortar la principal fuente de ingresos rusa y obligar a que baje el precio del crudo de Moscú.

Comentarios