Guardia Nacional, pasa a depender de la Secretaría de Defensa

«Guardia Nacional, es la militarización de México, ha despertado una ola de protestas, tras su traspaso a la Secretaría de Defensa de  la Nación de los Estados Unidos de México».

Andrés Manuel López Obrador celebró que la Guardia sería una rama de la Secretaría de Defensa Nacional. Durante el desfile por los 212 Aniversario de la independencia de México, el presidente afirmó: «esta institución será la responsable de garantizar con eficiencia y respeto los derechos humanos y la seguridad pública en el país. Además, agradeció la lealtad de la Secretaría de Defensa y Marina en apoyo a tareas de seguridad».

La Guardia Nacional fue creada en 2019 por iniciativa de AMLO para combatir las grandes redes de narcotráfico, con la promesa de que mantendría una naturaleza civil. Dependía de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana hasta que en la madrugada del 9 de setiembre, el Senado de México aprobó su pase a la Secretaría de Defensa, tras 11 horas de debate, con 71 votos a favor, 51 en contra y una abstención.

La decisión de apartar este cuerpo de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana para que forme parte de la dependencia que aglutina al ejército y la Fuerza Aérea causó una gran polémica, entre críticas por lo que muchos organismos interpretan como una clara y progresiva militarización del país.

La Organización de las Naciones Unidas y Amnistía Internacional rechazaron ese mismo día la militarización de la Guardia Nacional, señalando que este tipo de medidas no suelen traducirse en una reducción de la inseguridad, al contrario de lo que asegura el presidente.

Entre los señalamientos más frecuentes, está el hecho de que los militares no están formados con un enfoque de seguridad ciudadana adecuado para tratar con civiles, sin olvidar los numerosos casos de torturas o desapariciones forzadas que han salpicado históricamente al ejército mexicano. «Militarizar la seguridad pública generará más violaciones de derechos humanos», dijo Amnistía Internacional.

El propio mandatario asegura que ha cambiado de opinión sobre el uso de militares para encargarse de actividades de seguridad tras ver el aumento en la criminalidad.

«No a la militarización de la Guardia Nacional». Ese fue el clamor de cientos de personas durante las masivas  protestas.

Comentarios